Una cesárea de emergencia de la que salieron victoriosos Evelin y sus trillizos prematuros


Abril, Santiago y Alejandro en su graduación al salir de la UCI de Recién Nacidos de la Clínica Versalles

Evelin Valencia tiene 27 años y trabaja como asesora comercial en Buenaventura, ciudad donde ha vivido toda su vida. Durante este año, mientras era atendida en su IPS primaria, sorpresivamente se entera que será madre por segunda vez y que en esta ocasión su embarazo es trigelar (trillizos). Por tal motivo debe ser remitida a la Clínica Versalles en Cali  desde la semana 13 de embarazo, para realizar sus controles prenatales y la atención del parto, ya que éste es considerado como un embarazo de alto riesgo.

 “Vine a control como era de costumbre, no me sentía para nada mal pero infortunadamente al tomarme los signos vitales me salió la presión alta, por ese motivo me enviaron a Urgencias y pese al esfuerzo de los doctores, no lograron controlarla”. Así relata Evelin el inicio de lo que para ella fue una cesárea de emergencia poco convencional y que terminó impidiendo conocer a sus tres bebés en el momento de su nacimiento.

En condiciones normales un embarazo está programado para durar entre 38 y 40 semanas, sin embargo, el caso de Evelin era algo especial dada su condición de embarazo múltiple que se considera de alto riesgo por los especialistas en este campo de la medicina: “tener un embarazo trigelar es algo poco convencional que puede llegar a afectar la salud de la madres gestantes y sus bebés si no se hace un control prenatal estricto” Javier Torres, Pediatra, Neonatólogo – Coordinador Clínico UCI Recién Nacidos Clínica Versalles.

De acuerdo a los controles prenatales que el equipo de Perinatología de la Clínica Versalles le había realizado a Evelin, su cesárea estaba programada para la semana 34, con el fin de evitar complicaciones para ella y sus bebés, sin embargo, al asistir a uno de los controles los médicos encuentran su presión arterial elevada (preclampsia) los especialistas deciden intervenirla en la semana 32 de manera inmediata para intentar salvar su vida y la de sus tres pequeños.

“En el momento de la cirugía, por la condición en que nacieron mis bebés yo no los pude ver, solo me di cuenta de su llanto y supe que debían llevárselos para meterlos en incubadoras en la UCI de recién nacidos de la Clínica Versalles” Evelin relata el suceso con nostalgia mientras recuerda que tuvo que ser llevada a la UCI obstétrica para permanecer en constante monitoreo debido a su complicación de salud: “a mí me llevaron a la UCI porque tenía la presión en 170 y los médicos no podían controlarla”

Evelin estuvo hospitalizada durante 11 días, en este tiempo destaca que la única forma que tuvo para ver a sus bebés fue a través de fotografías que eran llevadas por parte de la Dra. Paula Velásquez, Coordinadora de la UCI obstétrica en donde se encontraba.

Cuando fue dada de alta gracias a su evolución positiva, la mamá no dudó ni un momento en ir a conocer sus hijos. Su emoción al verlos no pudo describirla, su principal preocupación siempre era recuperarse pronto para poder ir a alimentarlos y cuidarlos.

Por su parte, los tres bebés prematuros a quienes sus padres decidieron nombrarlos Abril, Santiago y Alejandro, nacieron pesando 1.500, 1.200 y 1.100 gramos respectivamente, por lo que debieron estar en la UCI de Recién Nacidos por más de 20 días, de los cuales Evelin nunca dejó de visitarlos, alimentarlos y aplicarles el método canguro el cual le enseñaron en la Clínica.  Cuando ganaron el peso ideal (alrededor de 1.800 gramos) estos bebés fueron dados de alta y se graduaron con honores de la UCI de Recién nacidos.

“Yo creo que es un trabajo en equipo desde el área obstétrica, quirófanos, área neonatal integrado por médicos, enfermeros, auxiliares, neonatólogos, secretarias y personal administrativo en general. Fueron todos ellos los que lograron que este caso fuera exitoso” Javier Torres Pediatra, Neonatólogo – Coordinador Clínico UCI Recién Nacidos Clínica Versalles

Finalmente, Evelin destaca la calidad humana con la que ella y sus tres hijos fueron atendidos en la Clínica Versalles, menciona que son profesionales entregados a su trabajo, por lo que no duda en ningún momento de recomendar esta Institución: “los médicos y enfermeras que me atendieron a mí y a mis hijos en la Clínica Versalles lo hicieron súper, fueron grandes personas porque me colaboraron muchísimo en esos momentos más difíciles. A falta de mi familia que no me podía ver, estaban ellos dándome apoyo gracias al Señor”